10 situaciones que vivimos la gente que tenemos baja visión

tengo baja visión

Volver Atrás

Tener baja visión significa tener una reducción importante de la visión, que no mejora utilizando gafas, lentes de contacto o incluso tratamientos farmacológicos o cirugía. La consecuencia es dificultad o incapacidad para realizar algunas tareas de la vida cotidiana. 

Por eso… hemos creado un vídeo donde recogemos 10 situaciones cotidianas que vivimos las personas que tenemos baja visión. ¿Para qué? ¡Para que nos comprendas mejor!

10 situaciones que vivimos la gente que tenemos baja visión en el día a día

1. Tenemos enfermedades incurables que no se corrigen ni con operaciones, ni con gafas

Aunque nuestros ojos estén sanos, la visión que tenemos es menos del 30%. Y no hay ninguna cura para nuestra enfermedad. 

2. Deslumbramiento por cambio de luz

Al pasar de una zona oscura a una zona clara, nos quedamos completamente deslumbrados. Y, como te imaginarás, eso conlleva bastantes riesgos.

3. La alteración de los colores también puede llevar a confusiones graves

En la vida cotidiana, hay varios elementos que distinguimos por su color, como las líneas de autobuses o de metro. Esto nos lleva a confusiones que a veces pueden ser decisivas en nuestro día a día.

4. No vemos lo que tenemos justo delante

Tal cual lo lees. A veces tenemos algo enfrente y ni siquiera lo vemos. Por eso, es común que preguntemos por todo, aunque a veces a las demás personas les resulten preguntas absurdas. Que sepas que es por eso, porque muchas veces no vemos lo que tenemos delante.

5. No vemos lo que ocurre en el exterior de nuestro campo visual

En cuanto a la visión en túnel, no podemos ver lo que no entra en nuestro campo visual, es decir, no vemos lo que ocurre a nuestro alrededor, lo cual nos lleva a confusiones muchas veces.

6. La visión parcheada dificulta mucho la precisión de nuestros movimientos

La visión parcheada genera una visión salpicada de manchas que nos dificulta mucho la precisión. 

7. La visión doble genera dificultad para diferenciar lo que vemos

A veces vemos doble y, en consecuencia, perdemos la precisión de lo que vemos y esto nos puede provocar mareos y dificultad para diferenciar lo que nuestros ojos ven.

8. La pérdida de contraste nos dificulta controlar las distancias

Suele ocurrir que perdemos el contraste entre los elementos que nuestros ojos perciben, y perdemos también la noción de la profundidad de cada uno.

9. Nuestra visión es casi completamente nula con poca luz

En lugares donde hay poca luz, casi no vemos absolutamente nada y puede generar situaciones comprometidas cuando no peligrosas.

10. Es posible que se nos junten varios síntomas a la vez

Cuando se nos juntan varios síntomas a la vez, el riesgo es aún mayor.

Las personas que tenemos baja visión llevamos un símbolo para que nos puedas identificar y entiendas mejor nuestra situación. Agradeceríamos tu ayuda en la difusión de este post, para que más personas puedan comprendernos. ¡Gracias!

 

Deja un comentario para

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *